El ayuntamiento puede exigir tasas o precios públicos cuando realiza actividades que benefician o interesan particularmente a los ciudadanos.