El procedimiento de recaudación de los tributos locales está regulado de forma muy concreta en el Reglamento General de Recaudación así como en la Ley General Tributaria (LGT).